martes, 2 de julio de 2013

Graceling (Los Siete Reinos I) - Kristin Cashore

¡Hola, corazones! Hoy os presento el libro que me acabo de terminar (en un tiempo casi récord): Graceling.


Hay gente en estas tierras que tiene poderes
extraordinarios a los que llamamos gracias.
Una gracia puede tener un valor infinito o
puede ser totalmente inútil. Una gracia puede
hacer que alguien sea veloz como el viento,
o que sea capaz de predecir el tiempo, mientras
que otras sólo harán que hables al revés o 
te subas a los árboles. Mi nombre es Katsa.
Soy un instrumento que mi Rey utiliza para
castigar a sus enemigos. Mi gracia es matar.






Mi opinión (AVISO: posibles spoilers):

¿Cómo se debería sentir una persona que está dotada para matar? ... ¡Pues maravillosamente mal! (Quien no quisiera poder hundirle la mano en la cara a su primo salidillo).  No digo que matar sea una opción muy agradable aunque yo sería muy feliz con una fuerza, una velocidad, una vista, un oído, un equilibrio, una puntería (etc...) sobrenaturales.

Se limitó a sacar dos flechas de la aljaba, las encajó juntas en la cuerda, tensó y disparó. Una de las saetas voló hacia la cabeza del bausán, mientras que la otra se hincaba en el torso con un satisfactorio golpe seco; las flechas brillaron débilmente a la luz titilante de las antorchas.

¡Lo que más odio de esta chica es que no quiera casarse ni tener hijos! ¿Por qué, Katsa? ¿No ves que con un ojo azul y otro verde tus hijos serían de lo mejor en los siete reinos? (Y si alguno sale graceling me lo pido, me da igual que su gracia sea una inutilidad). Y no olvidemos al sexy-graceling... ¡Po! (?) No os riáis de su nombre, yo también preferiría tener ese mote antes del nombre cutre que le pusieron al pobrecito... Granemalion Verdeante. Eso sí, el horrible nombre no le hace justicia:

Apoyado de codos en la baranda, él la observaba desde el piso de arriba, a su izquierda. A la vista estaba el cuello de la camisa abierto, los aros dorados en las orejas y los anillos; el cabello oscuro y un pequeño verdugón bien visible en la frente, justo al lado del ojo.
Y los ojos... Katsa jamás había visto unos ojos así. Uno era plateado y el otro, dorado. Desiguales y extraños, relucían en el atezado rostro. Le sorprendió que no hubieran brillado en la oscuridad la noche de su primer encuentro; no parecían humanos. Y se sintió incapaz de apartar la vista de ellos.

¿No iréis a decirme que no le hacíais treinta hijos a Po, verdad? 


Mi nota:

 /  

(Primeros tres capítulos aquí)

Sobre la autora:

Kristin Cashore es la segunda de cuatro hermanas. Ha escrito para varias publicaciones juveniles y tiene un máster en literatura juvenil por el Simmons College. Ha trabajado como paseadora de perros, empaquetadora de caramelos y ayudante de editor, entre otras cosas, y ha vivido en Boston, Nueva York y Sydney antes de instalarse en Jacksonville, Florida, donde cada día sale a pasear por la orilla del río y contempla a los pelícanos. Graceling es su primera novela.
Más información consulta aquí y aquí.

Hecho por: Evangeline

2 comentarios:

  1. dios mio, me leí este libro una tarde por aburrimento y lo he leido millodes de veces después por necesidad ¬¬ (siiii, un poco raro)
    el libro me absolutamente requeteencantó y tengo los dos otros de la serie pero aun no los he leído.
    Me encanta el blog, espero que subas pronto más reseñas.

    One Kiss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje es que el libro engancha desde el principio. Yo tampoco he leído los otros dos pero porque no he tenido tiempo de comprármelos!!

      Gracias por leer el blog y todo lo que queráis decirnos para mejorarlo de verdad lo agradeceremos mucho :D

      Eliminar

"Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora."

Proverbio hindú.